Magnum Ludum

La Muerte de Heinrich
View
La Cacería de Hadas

DIARIO PERSONAL DE HEINRICH EX-FLAMBEAU

Los ánimos en la alianza estaban bastante caldeados. Había tres magus, con tres visiones diferentes de como hacer las cosas. Para Heinrich, magus cuya vida había estado dedicada única y exclusivamente para la guerra desde que era niño, aquellas decisiones de Crasus le ponían nervioso.

Arkadi propuso una idea que hizo feliz a todo el mundo… Llevarse a Heinrich de caza! Crasus estaría solo sin Arkadi y, sobretodo, sin Heinrich!. Arkadi, por su parte, podría ponerse hasta las cejas de magia, mientras que a mi, Heinrich, la idea de fuego y sangre casi me producía placer…, así que decidimos montar la espedición Arkadi, yo, Bjorn (como cace al igual que bebe, estamos jodidos), el hondero (sigo preguntandome para que sirve, solo bebe, fornica y duerme) y Tito.

Dicho y hecho… o casi, pues nos faltaba una barca para transportarnos. Conseguimos que un pescador nos llevara, al doble del precio habitual, pero nada dijo de llevarnos de vuelta.

Una vez situados en el continente, comenzamos con la búsqueda de presas. Poco encontrabamos, y lo poco que encontrabamos, nos escuchaba llegar y se asustaban de nosotros. Hasta que yo, cansado de perseguir cosas, cosí a un pobre gorrión que volaba por allí con un repentino “fireball”… a nadie le hizo ni puñetera gracia, no se porqué.

Minutos despues, el hondero balear encontro un rastro de un animal, así que nos dirigimos todos para allá. El animal nos descubrió, y empezó una persecución que nos dejó cansados, y sin presa. Decidimos pasar la noche, pues ya era tarde. Decidimos hacer guardias de una hora, y durante mi guardia, empezó lo que nunca jamás pense que me volvería a pasar… Ella estaba aquí, y había venido a cobrarse su venganza “Así que has venido, pues aquí nos tienes!” dije. Desperté al grupo, que se pusieron de pie, y vieron como una niebla poco a poco venia hacia nosotros para engullirnos. Arkadi i Bjorn se quedaron mirando perplejos nuestras caras, blancas como la misma niebla. No sabían que pasaba, pero nosotros 3 si, vamos que lo sabíamos. Arkadi pregunto “Heinrich, que pasa, ¿Que es esto?”… Yo estaba aterrado, YO, algo que ni el mismo diablo quería, vino a por nosotros… Solo supe decirle una cosa a Arkadi…“BIENVENIDO, A TEUTOBURGO”.

La niebla nos había tragado por completo. No veíamos más alla de 15 metros, y el sonido de batalla se oía lejano. Los pinos mediterraneos dieron paso a los majestuosos arboles germanos. Decidimos avanzar, pero como Arkadi no veia ni un pimiento, no se le ocurrió otra cosa que intentar apartar la niebla del bosque, cosa que no consigió, pero que provocó que la hada supiera donde estábamos.

Súbitamente, rugidos provenientes de más allá de la niebla vinieron hacia nosotros. Tito y Bjorn de pusieron en posición de combate, dispuestos a repeler lo que fuera que saliera de la niebla… aunque Tito ya sabía lo que se avecinaba. Nueve hadas con aspecto bárbaro, armadas con guadañas de metal, salieron a nuestro encuentro. Intentaron flanquearnos, pero Bjorn pudo bloquear a los de la izquierda, y Tito con los de la derecha… pero otros 3 enemigos pudieron sortearnos y fueron directos a por el hondero. El combate fue nuestro bautismo de guerra como alianza. Tito y Bjorn pudieron contener estoicamente a nuestros agresores, pero al pobre hondero le hicieron un tajo muy profundo (Medium) en el estomago, y todos supimos que no duraría. Sacando fuerzas de mi interior más profundo debido a la situación (Heinrich supersayan mode con body on flame), convoque 4 bolas del abismo, e incineré a los 3 asaltantes que se enfrentaba el hondero, y a uno de los de Tito. 6 segundos más tarde, todos los asaltantes estaban esparcidos por el suelo.

Curado el hondero, Arkadi puso al Bjorn y al hondero (de nombre Cecilio) en modo Berserker, de modo que ningún daño a estos les molestara.

Pasaron varias horas, habiamos entablado numerosos combates más, pero de momento resistiamos, a duras penas pero resistiamos. De pronto, una veintena de bárbaros nos asaltaron, por lo que no tuvimos más remedio que huir. pasaron minutos, y nos iban ganando terreno. De pronto, algo que jamás pude llegar a pensar de Don Call to slumber pudiera hacer semejante cosa. De pronto, toda la tierra de detras nuestra se agitó y retorció como una ola gigante, derribando árboles y asaltantes por igual. “Perfecto chicos, usemos los árboles como empalizadas” dije… que equivocado estaba. Los árboles empezaron a levantarse… 4 fireballs a un árbol, y no pude ni penetrar su parma mágica… “hijo de… CORRED!”. Fuimos corriendo, y sin saberlo cruzamos al segundo nivel de la regio. Los arboles de esa regio nos miraban de forma hostil, aunque no nos seguian como los de la regio de atras. Aqui solo alcanzabamos a ver a 10 metros de distancia, y cada paso que dabamos se escuchaba de forma más bruta que en la regio anterior… “Arkadi, tenemos que hablar. Hemos de salir de salir de este lugar, y yo junto con los legionarios lo hicimos a base de fuego y sangre, nada más, creo que tenemos que limpiar de barbaros el 1er nivel, y saldremos de allí… eso, o vamos a por la hada” le dije. “Estoy de acuerdo contigo Heinrich, por raro que parezca. Combatir me parece un suicidio, asi que vayamos a por la hada”. Cruzamos al 3er nivel, y de nuevo, estuvimos equivocados. Solo veiamos a 5 metros de distancia, el sonido de batalla era aun más fuerte, y nuestros pasos parecian campanadas. Los árboles empezaron a desterrarse. “Esto es una mierda Heinrich… MEDIA VUELTA!” Volvimos desde el 3er nivel al 1ro en menos que canta un gallo. No había señales de los árboles, y decidimos ir a buscar la salida de forma silenciosa. El plan funciono durante algunas horas (aun no entiendo como no vieron como el balear sacaba el cabezón fuera del arbusto…) pero al final, nos descubrieron. Fuimos sorprendidos por oleada tras oleada de bárbaros. Tito sufrió 5 heridas leves y una herida heavy (por suerte Arkadi le puso en estado Berserker), y Bjorn con una leve. Tito y yo decidimos llamar a supervivientes “ROMANOS, LEGIONARIOS, A MI LA DECIMOSEXTA!!” no hubo respuesta. El circulo de protección que hizo Arkadi contra seres faericos dio resultado. Nos parapetamos tras el escudo, y eso fue un campo de tiro para mi… hasta que todo retumbó.

El arbol volvió, asi que antes de huir, decidí crear una barrera de fuego. No se que hice mal, pero el fuego iba saliendo de mi mano, súbitamente, explotó, por suerte pude controlar la explosión, pero… entré en el mundo Twilight (3 ceros en una tirada de pifia). Entré en modo catatónico y Tito y Bjorn tuvieron que transportarme. Durante mi trance espiritual, logré recordar como salí realmente de aquel lugar… algo que se me había pasado por alto… cuando regrese de mi trance, lo comuniqué “Arkadi, escuchame atentamente. Cuando la luna esté en su cénit, las puertas de este maldito lugar se abrirán por fin”.

Resistimos todo lo que pudimos mediante el subterfugio, hasta que finalmente, logramos salir.

Me pregunto, querido diario, la cara que pondrá Crasus cuando regrese la expedición de caza, con todos los integrantes hechos polvo, dos miembros casi muertos, y sin ninguna pieza de caza… Seguro que me culpa a mi de nuevo

View
Bodas de Sangre

La petición de los Viteli era clara, eliminar al hermano del patriarca Andolini, ………Andolini; pero con apenas tiempo para reaccionar Olinto nos informó de que también deberíamos acabar con el novio de la boda, …. Andolini. Dos pájaros de un tiro la cosa se complicaba, Vulpis nos consiguió diversos venenos, pero todos los planes parecían arriesgados para asegurarnos el éxito.

Tras revisar las calles del recorrido de la comitiva, decidimos asaltarlos en un callejón estrecho donde las tejas estaban en mal estado. El plan sería simular un desplome de las tejas, mientras Arkadi dirigía una de ellas hacía el novio, el hondero escogería al otro como blanco y luego yo mismo crearía más confusión para encubrir nuestros actos.

Después de que Olinto pagara unas monedas a un vecino del barrio nos colocamos en uno de los tejados. Dimas, Bjorn, Lucius y Cecilio nos acompañaban a mí y a Arkadi, habíamos decidido que Heinrich se quedara en casa para no volver a “invocar” al “Dimonio di Fuocco”.

Cuando todo estallo la confusión nos hizo descoordinarmos y tanto Cecilio como Arkadi dirigieron sus ataques contra el novio, el cual cayo a plomo tras se impactado de lleno en la cabeza por la teja de Arkadi. El resto del tejado se colapso sobre la calle, dando lugar a multitud de heridos y algún muerto, pude salvar a uno pero no a todos, parecía que el estigma de la muerte continuaba persiguiéndome allá donde fuera. Mientras estallaba el caos y la gente chillaba por el horror que habíamos cometido mi magia se descontrolo y las tezas empezaron a volar en espiral hacía arriba dejando a la gente boquiabierta mientras las losas se esparcían por toda Venecia.

En ese momento Arkadi fue rápido de pensamiento y dirigió otra teja contra …., el hermano del cabeza de familia, quien a pesar de estar custodiado por sus guardias fue impactado por la teja, pero esta a pesar de dejarlo en muy mal estado no acabo con él. En ese momento Arkadi se dejo llevar por la rabia y la desesperación, dirigiendo la espada de su Grog por los aires hasta ensartarlo, a pesar del caos, de la confusión y de que el arma era invisible uno de los criados que atendía su heridas la noto tras cortarse con ella.

Los rumores de demonios y brujería no se hicieron esperar, solo unos pocos gritaban “asasini” y tras reafirmar el reflejo de la espada huimos entre la confusión. Tal fue nuestro agotamiento que yo mismo caí rendido, pero las desgracias aun estaban por venir…

Obito apareció al atardecer, el muchacho estaba grave en la mansión Andolini, su padre se casaría en nombre suyo esa misma noche, evidentemente el palacio estaba custodiado como un verdadero castillo, sería muy difícil entrar. Solo gracias a mi magia y a la Arkadi logramos llegar hasta el muchacho, sorteando a la multitud de guardias, a pesar de las prisas y de lo extraño de todo aquello pudimos salir airosos, pero los rumores de brujería aumentaban, a la par que el enfado de Heinrich por no dejarle convertir en enlace en una ceremonia dedicada al fuego purificador.

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.